jueves, noviembre 14Noticias que importan

GUILLERMO ZAPATA ACTOR, MODELO, EMPRESARIO. EL AMERICAN DREAM

Por: Alejandro Carrillo

Fotos: John Russo.

Guillermo Zapata ha tenido una vida envidiable, y se ha convertido en una prueba de que cuando se sueña en grande con inteligencia, y además se toman riesgos, el éxito llega. Casado y con dos hijas, Guillermo divide actualmente su vida entre su restaurante SUR en West Hollywood, el reality show ‘Vanderpump Rules’, y el regreso a la actuación con el próximo estreno de la cinta ‘La Sombra del Gato’, en donde además de producir, lleva el papel protagónico al lado del actor Danny Trejo. Lo visité en SUR Lounge, y esta es la charla que tuve con él.

AC: Naces en Buenos Aires, te conviertes en actor y modelo. ¿Cómo es que llegas a ello?

GZ: Después de la secundaria continué la carrera de actuación, entré al Conservatorio Nacional de Arte Dramático en Buenos Aires, y  tenía la vocación desde chico, atraída por mi padre, Don Rodolfo Zapata, cantante, actor y celebrity que todavía sigue a sus 87 años vivo y amante de todo arte. Después comencé a trabajar en novelas.

AC: ¿Recuerdas cuál fue tu primer telenovela?

GZ: Sí, fue una serie que se llamó ‘Clave de Sol’, en el Canal 13, y de ahí salté a otra serie que se llamó ‘Rebelde’ con Grecia Colmenares y Ricardo Darín, y estaba ya dentro del mundo de la actuación, muy contento de ser un actor argentino. Siempre fuí una persona que ‘deseaba algo más’, y hasta el día de hoy lo soy, no me conformo.

AC: Siempre estás a la búsqueda de retos nuevos…

GZ: Retos nuevos en la vida, porque si no los tengo, no funciono. Para mí, el saber que tengo algo más adelante que quiero conseguir y lograr, es lo que me motiva a despertarme cada día entusiasmado de la vida, sabiendo que hay un objetivo.

AC: ¿Cómo es que llegas a Los Ángeles?

GZ: A los 22 años llego. Siempre admiré a Estados Unidos, siempre admiré a Hollywood; como actor siempre ví a este país como la meca del cine, un país donde las cosas funcionan en realidad. En Argentina uno se pregunta: ‘¿Cómo será un país que está 50 años más adelantado?’. Vine de vacaciones muy abierto a conocer y preparado. Pasé mis diez días de vacaciones y me enamoré de la ciudad. No me podía ir de golpe, necesitaba más tiempo.

AC: ¿Y qué hiciste en el momento que decides no regresar a Argentina?

GZ: Fuí a un restaurante en Melrose, no sabía inglés, ya no había más dinero, no conocía a nadie, pero me puse a platicar con algunos empleados latinos que estaban ahí, y yo veía a los meseros que eran actores jóvenes, y pensaba: ‘wow, seguro este será actor pronto’. Me entretenía observando. Así, le pregunté a un chico que qué tenía que hacer para trabajar en un restaurante así, y me dijeron que todos llegaron en mi misma situación, y comenzaron lavando platos. En ese momento conocí a la dueña y comencé a trabajar esa misma noche. Así que tiré el ticket de avión, le llamé a mi familia para decirles que me quedaba de lavaplatos y mi papá cortó la llamada antes de que terminara de hablar.

AC: ¿Te hizo sentir culpable?

GZ: Claro que lo hizo. Pero no lo culpo, porque si a mí un hijo me hace lo mismo, a lo mejor… soy distinto a mi padre, pero sí puedo entender que si un hijo se va por diez días y ya no regresa, pues es abandonarlo todo. Pero traté de explicarle y ahora está contento de que haya tomado esa decisión.

AC: ¿Entonces siempre admiraste a los actores de Hollywood?

GZ: Sí, veía series como ‘S.W.A.T.’ y Starsky & Hutch’, y me fascinaban.

AC: ¿Te gustaba más la televisión que el cine?

GZ: Es que miraba mucha tele. En esa época no teníamos Netflix ni existían los cines que tenemos ahora. Las películas llegaban atrasadas… estamos hablando de muchos años atrás. Pero sí, se me metió en la cabeza que ese era el mundo que quería conocer.

AC: ¿Crees que para ser actor tienes que tener una personalidad soñadora?

GZ: Creo que tienes que tener la capacidad de soñar, de que puedes crear diferentes personajes, de que puedes ilustrar tus sueños en vida. Sí, creo que para ser actor tienes que soñar. Es el secreto: soñar despierto.

AC: ¿Y nunca te has alejado de la actuación?

GZ: En 1992 tuve que alejarme del mundo de la actuación, porque triunfar en Hollywood era un sueño muy distante.

AC: ¿Y qué hiciste en el lapso en el que te alejaste de la actuación?

GZ: Muchos acá sobreviven, y eso es lo que me tocó hacer a mí. Así que me enfoqué directamente en el mundo de los restaurantes, usando mis habilidades de actor yo diría, porque al final el restaurante es como un ‘stage’. Así fuí escalando, trabajé duro, crecí mucho en ese lapso, y con el tiempo fuí haciendo cosas paralelas en modelaje, pero enfocado en restaurantes. En 1998 pude abrir SUR, y hoy por hoy, tras más de 20 años de estar funcionando, es uno de los restaurantes más importantes en Los Ángeles.

AC: ¿Y cómo es que pasas de trabajar en restaurantes a finalmente poder abrir SUR? ¿Cómo fue ese proceso?

GZ: De lavaplatos, fuí también busboy, asistente y después manager. Cuando tenía 28 años ya era manager. Claro que tomé clases de inglés, y buscando ‘ir más allá’, es que decido abrir SUR, que fue un reto, pero puse todo de mí.

AC: ¿Y cuándo llega a tu vida Lisa Vanderpump?

GZ: En el 2005 el restaurante funcionaba muy bien, pero era muy pequeño, y siempre tuve la idea de asociarme con alguien que compartiera mi visión. Ken y Lisa vinieron desde Inglaterra con ganas de invertir en West Hollywood, no sabían en qué, pero mi abogado tenía mi business plan y lo vieron y me contactaron y me dijeron que querían transformar SUR en algo grande, y entonces agrandamos y lo hicimos de nuevo hasta quedar así. A fuerza de una buena comida y de seguir creciendo, está muy grande ahora. Además, ocho años atrás decidimos hacer un reality show basado en los empleados, ‘Vanderpump Rules’, que fue otro challenge. Además fue un riesgo, ya que fue la primera vez que alguien agregó un reality show a un restaurante verdadero. Pero la verdad ha funcionado muy bien, ya que tenemos el apoyo de Bravo, y ya vamos en la temporada ocho.

AC: ¿Dirías que el restaurante es ahora tu vida y la actuación es una pasión que persigues como algo extra?

GZ: Bueno, yo creo que esa pasión de la que hablas vuelve a ser una realidad. Me gusta plantearme metas cada cinco años, y cinco años atrás comencé a poner atención a la actuación y producción, y así decidí regresar a my first love que es la actuación. Hoy tenemos ya tres series armadas con un director argentino que se llama José Cicala, y además recién he regresado de Argentina en donde filmé mi primera película, la cual hice con Danny Trejo, con quien comparto los roles protagónicos.

AC: ¿De qué género es?

GZ: Es un thriller, es de aventura, tiene acción. Es una combinación de todo, y realmente va a marcar la nueva etapa de mi vida. Se llama ‘La Sombra del Gato’, y así es como regreso a mi primer amor.

AC: ¡Estupendo! ¿Es para cines o alguna plataforma?

GZ: Por ahora será para cines en Argentina, y tengo la idea de filmar en México o Argentina con actores americanos y latinos.  Ya que tengamos esto, vamos a ver hasta dónde llegamos.

AC: Es decir que al contrario de muchos actores, encontraste la estabilidad como empresario, y ahora ya te dedicas a tu pasión.

GZ: Exacto. Me gustan los riesgos como te digo, pero con los pies en la tierra. Nunca dejé de soñar de que podía regresar la actuación. Ahora descubrí que necesito producir, desarrollar mis propios personajes, así como lo hizo Stallone con ‘Rocky’. Ese es el camino mío. Siempre por más.

AC: Es una vida de éxito sin duda. ¿Qué sigue para Guillermo Zapata?

GZ: Pues recién llegué ayer de Argentina, es la primera vez que me alejo de SUR por un mes, que dejo a mi familia. Pero fue un éxito genial. Llegamos, filmamos de una manera muy hermosa en Argentina. Ahora estamos en el proceso de edición, sonido, cuatro meses más de producción, y después van a ver un filme que realmente estoy ansioso por mostrar. Tengo muchas ganas de seguir produciendo y de brindarle trabajo a gente talentosa.

AC: Muchas gracias por esta entrevista Guillermo. ¿Hay algo más que desees agregar?

GZ: Siempre con las puertas abiertas acá y siempre hay que pensar positivo. Mi mensaje es follow your dreams que lo puedes lograr. Siempre me gusta decir que si este argentino que llegó acá a lavar platos pudo realizar un american dream y va por más, no veo por qué otra persona no pueda hacerlo.

Con una sonrisa genuina, el mensaje de Guillermo es contundente, y sobra decir que tiene todas las pruebas para transmitirlo. Un hombre de familia, empresario y artista, que demuestra que los objetivos son alcanzables si se persevera, si se sueña y si se busca la pasión sin tener un límite, eso sí, como también lo dijo, con los pies en la tierra.