viernes, octubre 23Noticias que importan

TODO ES ACTITUD EN ESTA VIDA

Por Adriana Guzmán directora ejecutiva en  Brand PR Digital

Nuestras vidas se ven muy afectadas por lo que sabemos, ya que lo que sabemos determina las decisiones que tomaremos.

Así como nos afecta lo que sabemos, también nos afecta cómo nos sentimos.

Mientras que la filosofía se ocupa esencialmente del lado lógico de la vida (información y hábitos de pensamiento), la actitud se centra principalmente en los problemas emocionales que afectan nuestra existencia. Lo que sabemos determina nuestra filosofía. Lo que sentimos sobre lo que sabemos determina nuestra actitud.

Al igual que los pensamientos, las emociones tienen la capacidad de impulsarnos hacia una fortuna futura o un desastre futuro. Los sentimientos que llevamos dentro de nosotros sobre las personas, nuestro trabajo, nuestro hogar, nuestras finanzas y sobre el mundo que nos rodea forman colectivamente nuestra actitud. Con la actitud correcta, los seres humanos pueden mover montañas. Con la actitud equivocada, pueden ser aplastados por el grano de arena más pequeño.

La actitud correcta es uno de los fundamentos de la buena vida. Es por eso que debemos examinar constantemente nuestros sentimientos sobre nuestro papel en el mundo y sobre nuestras posibilidades para lograr nuestros sueños. Para crear el futuro más brillante, debemos enfrentar nuestros sentimientos sobre los años y décadas por venir, pero también nuestro pasado y nuestro presente.

El pasado

Una de las mejores maneras de abordar nuestros sentimientos sobre el pasado es usarlo como una escuela, no como un arma. No debemos vencernos por errores pasados, fallas y pérdidas. Los eventos del pasado, buenos y malos, son parte de la experiencia de la vida. Es fácil permitir que el pasado nos abrume. Pero la buena noticia es que también es fácil permitir que el pasado nos instruya y aumente nuestro valor.

Hasta que finalmente hayamos aceptado el hecho de que no hay nada que podamos hacer para cambiar el pasado, nuestros sentimientos de arrepentimiento, remordimiento y amargura nos impedirán diseñar un futuro mejor con la oportunidad que tenemos ante nosotros hoy. Si podemos establecer un enfoque inteligente del pasado, podemos cambiar drásticamente el curso de nuestra vida en los próximos años.

El presente

El momento actual es donde comienza nuestro mejor futuro. El pasado nos dio una gran cantidad de recuerdos y experiencias, y el presente nos da la oportunidad de usarlos sabiamente.

Tanto los pobres como los ricos tienen las mismas 24 horas de oportunidad. El tiempo no favorece a nadie. El hoy simplemente nos dice: “Aquí estoy. ¿Qué vas a hacer conmigo?”.

Qué tan bien usamos cada día es en gran medida una función de actitud. Con la actitud correcta podemos aprovechar este día y convertirlo en un punto de nuevo comienzo. La mayor oportunidad que trae hoy es la oportunidad de comenzar el proceso de cambio. Puede ser una nueva actitud adoptada sobre quiénes somos, qué queremos y qué vamos a hacer. Hoy también puede ser exactamente como ayer, y anteayer y anteayer … Todo es una cuestión de actitud.

El futuro

En su clásico, Lecciones de historia, Will y Ariel Durant escribieron: “Para soportar lo que es, debemos recordar lo que fue y soñar con las cosas como serán algún día”.

Nuestra actitud sobre el futuro depende de nuestra capacidad de ver el futuro. Cada uno de nosotros tiene la capacidad inherente de soñar, diseñar y experimentar el futuro a través de nuestra imaginación esperanzada. Creo fielmente que cualquier cosa que la mente tenga la capacidad de imaginar, también tiene la capacidad de crear.

Así como el cuerpo sabe instintivamente cómo realizar el milagro de la salud, la mente sabe instintivamente cómo realizar el milagro de la riqueza y del amor. Pero no creará grandes recompensas para ti si no crees que las mereces. Lo que nos lleva al comienzo del progreso: el punto clave para cambiar su pasado hacia una mejor actitud del presente, lo que traerá consigo recompensas positivas para el futuro.

Tu actitud sobre ti mismo

Lo emocionante es que cada uno de nosotros tiene el poder mental, espiritual, intelectual y creativo para hacer todo lo que podríamos soñar. ¡Todos lo tenemos! Solo necesitamos ser más conscientes de todo lo que ya tenemos y pasar más tiempo refinando todo lo que ya somos, y luego ponerlo a trabajar para nosotros.

Lo que nos impide reconocer nuestros dones y talentos inherentes es una mala actitud hacia nosotros mismos. ¿Por qué somos tan rápidos para ver el valor en los demás y tan reacios a verlo en nosotros mismos? ¿Por qué siempre estamos listos para aplaudir los logros de otra persona y, sin embargo, somos tan tímidos para reconocer los nuestros?

Cómo nos vemos a nosotros mismos es una cuestión de elección.

Si hay un área en el departamento de conocimiento donde no podemos darnos el lujo de faltar, es el conocimiento y la conciencia de nuestra propia singularidad. No nos sentimos mejor con nosotros mismos por la simple razón de que realmente no nos conocemos. Porque si realmente nos conociéramos a nosotros mismos, nuestras fortalezas, nuestras habilidades, nuestros recursos, nuestra profundidad de sentimientos, nuestro sentido del humor, nuestros logros únicos, nunca más dudaríamos de nuestra capacidad para crear un futuro mejor.

Cada uno de nosotros es único. No hay nadie más en el mundo como nosotros. Somos los únicos que podemos hacer las cosas especiales que hacemos. Y lo que hacemos es especial.

Cambiar cómo nos sentimos sobre nosotros mismos comienza con el desarrollo de una nueva filosofía sobre el valor de cada ser humano, ¡incluidos nosotros mismos!. La mayoría de nosotros estamos tan ocupados viviendo nuestras vidas que nunca nos detenemos lo suficiente como para apreciar todo lo que hacemos en un día determinado.

No nos apreciamos simplemente porque no tenemos conciencia de nosotros mismos. El autoconocimiento es una parte crítica del rompecabezas de la vida. A medida que aprendemos más sobre quiénes somos, comenzamos a tomar mejores decisiones y decisiones para nosotros mismos. Y como ya mencioné, a medida que nuestras elecciones mejoran, también lo hacen nuestros resultados, y a medida que nuestros resultados mejoran, también lo hace nuestra actitud.

Tu actitud bajo control

El proceso de cambio humano comienza dentro de nosotros. Todos tenemos un tremendo potencial. Todos deseamos buenos resultados de nuestros esfuerzos. La mayoría de nosotros estamos dispuestos a trabajar duro y a pagar el precio que exigen el éxito y la felicidad.

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de poner en práctica nuestro potencial humano único y adquirir el resultado deseado. Pero lo único que determina el nivel de nuestro potencial, produce la intensidad de nuestra actividad y predice la calidad del resultado que recibimos es nuestra actitud.

Ninguna otra persona en la tierra tiene dominio sobre nuestra actitud. Las personas pueden afectar nuestra actitud enseñándonos malos hábitos de pensamiento o desinformarnos involuntariamente o proporcionarnos influencias negativas, pero nadie puede controlar nuestra actitud a menos que entreguemos ese control voluntariamente.

Nadie más “nos hace enojar”. Nos enojamos cuando entregamos el control de nuestra actitud. Lo que alguien más pudo haber hecho es irrelevante. Nosotros elegimos, no ellos. Simplemente ponen a prueba nuestra actitud. Si seleccionamos una actitud volátil al volvernos hostiles, enojados, celosos o sospechosos, entonces hemos fallado la prueba. Si nos condenamos al creer que no somos dignos, entonces, nuevamente, hemos fallado la prueba.

Si nos preocupamos por nosotros mismos y nuestro futuro, entonces debemos aceptar la plena responsabilidad de nuestros propios sentimientos. Debemos aprender a protegernos de esos sentimientos que tienen la capacidad de conducir nuestra actitud por el camino equivocado y fortalecer esos sentimientos que nos pueden llevar con confianza a un futuro mejor.

Si queremos recibir las recompensas que el futuro nos confía, entonces debemos ejercer la elección más importante que se nos da como miembros de la raza humana al mantener un dominio total sobre nuestra actitud.

Tu actitud es un activo, un tesoro de gran valor. Protégelo. Cuídalo. Y cosecharás la recompensa futura.