domingo, diciembre 5Noticias que importan
Shadow

La Influencia De Los Jugadores De Fútbol En El Marketing

Jugadores de fútbol como Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Memphis Depay, Marcus Rashford y David Beckham tienen una enorme influencia sobre las marcas.

Por Adriana Guzmán directora ejecutiva en  Brand PR Digital

l futbolista portugués Cristiano Ronaldo apartó unas botellas de Coca Cola durante una rueda de prensa del torneo Euro 2020 de la UEFA y prefirió el consumo de agua. Con tan solo este gesto una de las marcas más importantes del mundo perdió 4 mil millones de dólares en valor, así de grande es la influencia de uno de los más grandes futbolistas a nivel mundial. O, al menos, eso es lo que gritaban los titulares.

Vale la pena señalar que el valor de mercado de Coca-Cola ya tenía una tendencia a la baja (en $ 2.9 mil millones al comienzo del día 15 de junio) antes de que Ronaldo incluso ingresara a la sala de prensa. Lo más probable es que esta acción coincidiera con la caída de la marca, pero lo que si es claro es la influencia que ejerce sobre las marcas.

La influencia de Ronaldo

El hecho de que los medios de comunicación informaran con entusiasmo las acciones de Ronaldo como la causa directa de la caída de la marca dice mucho sobre el poder percibido y la influencia que tiene un jugador como él en todo el mundo. Este nivel de influencia no es común entre los futbolistas; se pueden contar con los dedos de una sola mano a los jugadores que podrían provocar tanto frenesí con un truco como el de Ronaldo.

A muchos consumidores y seguidores de la estrella de fútbol les gustó el hecho de que estuviera “usando su poder para el bien y promover el consumo de agua más que de refresco”, aparentemente arriesgándose a una multa o a futuras asociaciones de marca, para hacer una declaración que pudiera influir  en una persona la próxima que tenga que decidir si tomar refresco o agua. Es interesante notar que ahora que está en la cima de su carrera y con una enorme la influencia social (550 millones de seguidores) , tiene menos patrocinios personales que nunca.

Pero Ronaldo no siempre ha estado en condiciones de tomar esa decisión o ejercer este nivel de influencia. Como todos los deportistas capaces de generar titulares en un instante, ha tenido que construir esta influencia a lo largo de los años. No hace tanto tiempo que estaba promocionando cubetas de pollo frito con KFC, botellas de aceite con Castrol o vuelos alrededor del mundo con Emirates Airlines. Solo recientemente llegó a un punto en el que puede defender causas y hacer o deshacer marcas en el escenario mundial.

El fútbol es el deporte más popular del mundo, con más de 3000 millones de fanáticos, por lo que no es de extrañar que los jugadores sean recompensados ​​en abundancia tanto dentro como fuera del campo. Ronaldo y Lionel Messi aparecieron en la lista Forbes de este año de los atletas mejor pagados del mundo, acumulando más de la mitad de sus ganancias en la cancha con  $ 97 millones para Messi y $ 70 millones para Ronaldo. Con todos estos millones en sus cuentas bancarias ahora tienen el lujo de decidir con qué marcas quieren alinearse y las causas que quieren defender.

La influencia de otros jugadores

En el estudio de Havas sobre las marcas significativas en la cultura, se reveló recientemente que el 89% de los consumidores esperan que las marcas contribuyan a sus pasiones culturales, y las marcas responden a esa expectativa mezclando sus productos con varios puntos de contacto culturales en un intento de extender su influencia. Esta misma táctica está siendo utilizada ahora por jugadores (marcas por derecho propio) aumentando su valor personal a medida que triunfan dentro y fuera de la cancha.

Por ejemplo el inglés Marcus Rashford, que de ninguna manera es el mejor jugador de fútbol de Inglaterra, pero sin duda uno de los más influyentes, visibles, obstinados y proactivos. Combina con éxito su trabajo en el campo con sus pasiones fuera de él, convirtiéndose en un activo valioso para los equipos en los que juega y también para las marcas que lo patrocinan.

A lo largo de los años, los jugadores de fútbol han promocionado y engrandecido marcas que van desde  Pizza Hut, Pepsi, hasta Nike. Hoy en día, a medida que los jugadores progresan en sus carreras, vemos que más personas prestan atención a la creación y promoción de sus propias marcas y causas.

Messi, Memphis Depay y David Beckham, por ejemplo, han creado sus propias marcas de moda, mientras que muchos más han fundado sus propias organizaciones benéficas y fondos.

Lo que está quedando claro es que un jugador no puede desarrollar su influencia a niveles de Ronaldo exclusivamente desde el campo de juego. También hay que esforzarse fuera de la cancha, con las marcas, las pasiones y las causas que los jugadores eligen alinearse para desempeñar un papel cada vez más importante y simbólico.

La oportunidad para que los jugadores de fútbol elijan sus propias asociaciones de marca para comercializar sus pasiones y defender una causa en el escenario mundial se gana con el tiempo, con talento, personalidad, trabajo duro, consistencia y mucho marketing.