viernes, mayo 27Noticias que importan
Shadow

Lo Que Nadie Te Dice De Ser Mamá

Redacción

¿Por qué no me contaron esto? ¡Me hubiera preparado mucho mejor!

No hemos venido a asustar a ninguna mujer, pero de verdad esto de ser mamá no es tarea sencilla.

a maternidad es catalogada como una de las experiencias más gratificantes de la vida. Las mujeres que ya son madres animan a sus amigas cercanas a quedarse embarazadas. No obstante, hay muchas cosas de las que nadie te avisa cuando vas a tener hijos y que poco tienen que ver con risas y felicidad.

Alondra Morales Santiago, Coach de vida y laboral , CEO de CI Evoluciona nos cuenta algunos de estos retos que viven las mamás.

  • Las primeras dos semanas de vida de tu hijo son las semanas más oscuras y depresivas de la tuya: Es una cosa horrible sentir que quieres morirte. Es una montaña rusa hormonal. Crees que no podrás, nadie te entiende, estás fea, todos te critican, miras a tu hijo y te sientes culpable de no estar saltando de felicidad, y como si fuera poco no falta quien te pregunta: ¿No estás contenta? Ahí ya te consideras a ti misma como continuar. Pero esto pasa, como por arte de magia en la medida que pasa el tiempo, así que no se desesperen.
  • Las visitas estorban, salvo que te vayan a ayudar: Que no esperen que te sientes a compartir tu día a día. Además es probable que en tus ratos libres (15 minutos al día o menos) sólo quieras dormir y no recibir gente con regalos para tu bebe (porque nadie piensa en un regalo para ti) y te preguntan las mismas cosas de siempre: ¿Y cómo es? ¿Te dolió el parto? ¿Te cambió la vida o no? ¿Quieren tener otro? Me imagino por la parejita…
  • Piensas en alguna idea que puedas patentar para así ahorrar para comprar pañales: Son caros, y se van muy rápido. Y no es opción economizar en pañales porque una rozada es del terror.
  • Te enteras que tu madre y tu suegra eran perfectas y no te explicas como no les dieron el nobel de las mejores madres: Y eso que ellas no vivieron con tantas comodidades y tanta modernidad como tú.

Tal vez será porque en esos tiempos la meta de la mujer era casarse y tener hijos, no existían tantas oportunidades por el simple hecho de ser mujer, y por cierto, hay que tener en cuenta que la “autocalificación” de ser buena madre es muy propia de la generación de nuestras mamás.

Ser mamá es maravillosamente difícil.

Imágenes Cortesía: Publifix