miércoles, febrero 28Noticias que importan
Shadow

‘Los Anillos De Poder’: Se Estrena La Serie Más Cara De La Historia En Amazon

Con información de: Agencias

stamos muy nerviosos, pero creo que hemos respetado a todos los fanáticos de las aventuras de J. R. R. Tolkien”, comentaba el guionista y Patrick McKay mientras miraba con una sonrisa nerviosa a su colega JD Payne.

No es para menos, ambos son los responsables de El señor de los anillos: Los anillos de poder (The Lord of the Rings: The Rings of Power), la serie más cara de la historia (tuvo un costo de mil millones de dólares).

La frase la soltó en la reciente edición de la Comic Con de San Diego frente a una multitud que ama a muerte la obra de uno de los escritores más respetados de la novela épica mundial, o que creció con las películas de El señor de los anillos, de Peter Jackson.

En el evento, los ojos de una joven con unas prótesis de orejas puntiagudas, las mismas de los elfos, una de las razas de las obras de Tolkien, brillaban de emoción ante el comentario y la ilusión que despierta una nueva aventura de este universo: el inicio de una narrativa inagotable acerca del poder, la guerra y el espíritu heroico ante el advenimiento irrefrenable del caos y del mal.

En una jugada arriesgada, Prime Video decidió pagar 250 millones de dólares por los derechos de los apéndices que dejó Tolkien de sus obras, 250 millones por sus anotaciones, descripciones de mundos mágicos y conflictos que nunca convirtió en novelas, pero que son la fuente de la costosa producción. No son directamente de Tolkien, pero, como dicen sus creadores, “tienen su alma y su atmósfera en cada una de las escenas, planos, diálogos y estética”.

Se dice que los productores invitaron a expertos de todo el mundo a ver los adelantos, y que salieron satisfechos, pero la prueba de fuego comienza oficialmente el 2 de septiembre con el estreno mundial del primer episodio de El señor de los anillos: Los anillos de poder, en la plataforma de streaming Prime Video.

“Se ambientará en la segunda edad de la Tierra Media y el advenimiento de Sauron (el antagonista), el apogeo y la caída de reinos y la lucha y alianzas entre algunos, para enfrentar a la mayor representación del mal”, agregaba J.D. Payne. “¡Es un arco gigantesco!”, interrumpía Mckay, emocionado, antes de ser interrumpido por un sonoro aplauso.

Quienes tienen el referente de los libros o descubrieron el mundo de Tolkien en el cine se encontrarán con una ambiciosa aventura del pasado en la que 20 anillos de poder pondrán en jaque a un mundo que parece estar pasando por una época de calma y que se irá fracturando poco a poco.

La serie da sus primeros pasos retomando a una joven Galadriel –uno de los personajes que hizo parte de la saga literaria y cinematográfica– convertida en una guerrera que es arrastrada por una tragedia personal a una batalla para apoyar vehementemente la idea de un equilibrio que parece desintegrarse mientras aparecen esas peligrosas joyas que llegan al mundo: siete para el reino de los Enanos, tres para los Elfos, nueve para los humanos y uno para Sauron. El caos está servido.

El poder y sus tragedias asoman casi en cada escena de la serie, que sobrepasa el estándar visual típico para una producción para televisión o las pantallas de los dispositivos digitales. Los mil millones de dólares se notan. Sus escenarios son inmensos, las texturas tienen un nivel de detalle muy específico y aunque la narración se sumerge en los grises que invaden el alma de sus protagonistas,tiene un color impresionante y unos paisajes sobrecogedores.

El poder en el universo de Tolkien es casi siempre algo negativo, pero no vamos a ver, por ahora, un gran ejercicio de ese poder. Casi que nos encontraremos con quién es quién y lo que va a sucederle a cada uno en esta travesía”, adelanta el actor, acerca de un tono que se va a notar en el primer episodio de la serie. Hasta ahí se puede revelar un poco de la narrativa que fue desarrollada como un secreto de Estado, con guionistas trabajando en búnkeres a prueba de filtraciones y con acceso tan restringido como el del Pentágono.

Algo que ha llamado la atención de El señor de los anillos: Los anillos del poder es que cuenta con un reparto de actores y actrices de experiencia, pero que no son parte de ese espectro tan mediático de otros colegas. Algo que juega a favor de las intenciones de los creadores: no perder la atención en la historia por estar pendiente de la evolución de una superestrella convertida en monarca, orco o elfo.

Un ejemplo de esto es Morfydd Clark (Galadriel), quien es recordada por la cinta de terror psicológico Saint Maud y es una pieza fundamental en la trama. O Robert Amarayo, que interpreta a Elrond, un viejo conocido de las obras de Tolkien y que tuvo rostro en el cine con el actor australiano Hugo Weaving. Es un medio elfo y medio humano que encara una batalla contra Sauron y que aparece más joven y con ganas de batallar.

“Esto es un regalo y una responsabilidad muy fuerte. Pero siempre había estado interesado en sus orígenes y sus decisiones, mucho antes de tomar el trabajo”, confesó Amarayo (que antes interpretó a un joven Ned Stark en Game of Thrones) en una charla con EL TIEMPO.

Otro que siente un peso extra es el actor puertorriqueño Ismael Cruz Córdova en el papel de Arondir, un personaje que no existe en la literatura de Tolkien y fue creado especialmente para la serie. Además, es su primera experiencia en producción de una escala tan descomunal. “Es un guerrero, tiene la piel morena y se enfrasca en un romance peligroso (…). Estaba nervioso y asustado, pero a la vez esto me demostraba que podía ser capaz de reflejar la representación racial en Los anillos del poder”, explicó.

Sophia Nomvete, Disa, la esposa de Durin IV, el príncipe de los enanos y quien heredó uno de los anillos, sonríe. Ella tiene una conexión especial con la naturaleza. “Es una princesa muy poderosa”, bromea Nomvete, para quien la reacción tan desbordada ante la serie todavía le causa escalofríos, pero este papel tiene un valor muy especial, ya que es el primer personaje femenino en Khazad-Dûm, las minas más grandes de la Tierra Media.

Es un mundo más amplio, con dimensiones que van desde los dilemas morales, algo de buen humor, pero profundizamos más en sus relaciones y emociones con la interacción entre los enanos y las enanas (lo que no se evidencia en las piezas literarias)”, dice la actriz, para quien la serie fue una suma de muchos ‘primera vez en su vida’.

“Acababa de ser madre cuando me avisaron que tenía el trabajo; era mi primera vez frente a las cámaras: tengo una experiencia actoral en el mundo del teatro. Se estaba inaugurando un nuevo episodio en mi vida y sentí que todo estaba alineada para que algo sorprendente pasara”, dijo con un par de lágrimas en los ojos la actriz sudafricana.

“Tolkien es el origen de historias de fantasía como Harry Potter, Star Wars o Game of Thrones, estas no existirían sin El señor de los anillos”, recordó en una entrevista en México el realizador español J. A. Bayona, quien dirigió dos episodios de la nueva saga. Ya comenzó el rodaje de su segunda temporada de estos Anillos del poder, que tiene planes, en principio, de convertirse en cinco temporadas.

Es también la oportunidad de llamar la atención de una nueva generación para que descubra la franquicia y vea que ese mundo puede crecer mucho más”, reflexionaba Tyroe Muhafidin, quien interpreta a Theo, un adolescente atrapado en los deseos de destrucción, las batallas y la muerte. “Pero también las de amor, heroísmo y amistad”, finaliza. Pura épica a una escala gigantesca.

Imágenes Cortesía: Agencias