sábado, julio 2Noticias que importan
Shadow

Top Gun: Maverick, Una Oda A Una Época, A Los Aviones Y A Tom Cruise

Por Adriana Guzmán directora ejecutiva en  Brand PR Digital

op Gun es la primera película de acción-romántica que recuerdo en mi época de pre adolescente… (ni piensen que les diré mi edad… jajaja). En los ochentas todo llegaba tarde a México y aunque su estreno fue en 1986  en los Estados Unidos, se estreno en nuestro país en 1987.

Y por alguna razón yo la vi en casa en formato Beta y la película ya tenía varios años de haberse estrenado, aunque no tengo muchos recuerdos de esa época, de lo que si me acuerdo es que todos querían verse como Tom Cruise en su personaje de Pete Mitchell “Maverick”, querían usar la chamarra de cuero llena de pins y pilotear un avión. Hasta Luismi se inspiró en Top Gun para grabar su emblemático video de La Incondicional, así de impactante era la influencia de la película en esa época.

Ahora 30 años después de que la original Top Gun fue estrenada, Paramount Pictures, celebra el regreso de “Top Gun: Maverick” que desafía la lógica, la gravedad y deja sin aliento a los fans a pesar de aterrizar a décadas de la original dirigida por Tony Scott.

Top Gun Maverick poco tiene que ver con la original de 1986, era una historia de amor entre Kelly McGillis y Tom Cruise y destinada a lavar la imagen de un ejército norteamericano ante una sociedad que aún vivía traumatizada por la guerra de Vietnam. Y esta de 2022 es puro show.

Ahora no hay mensaje político claro ni una exaltación de los valores americanos, además, se ha puesto un especial cuidado en descontextualizar un posible enemigo, ni una bandera ni un emblema ni un rasgo físico al que colocar una etiqueta. Aunque por la situación podría hablarse de una mezcla entre Irán (fábrica de enriquecimiento de plutonio) Rusia o Corea del Norte.

Mención especial merece Tom Cruise de 59 años, que sin tener  una imponente presencia física (pues mide solo 1,70 m y es considerado bajo para los entandares de galanes estadounidenses) cuenta con gran magnetismo con la cámara que lo ha hecho convertirse en una de las más grandes estrellas de Hollywood y tal parece haber hecho un pacto con el diablo y te hace dudar como espectador si de verdad han pasado tantos años entre una y otra movie luciendo un físico envidiable.

Tom ya no es el incipiente actor que hizo despegar su carrera en 1986 con Top Gun, ahora conoce muy bien lo que quiere el público y como uno de los productores de “Maverick” se los da en una misma película donde se muestra como el personaje atormentado, rebelde irreductible, seductor maduro y hombre de honor haciéndose él mismo el centro de la trama.

Cruise se ha empeñado en la mayoría de sus películas (recordemos todas las de Misión Imposible) en hacer las escenas de riesgo y acción y como espectador se agradece en un mundo donde los efectos especiales podrían ahorrarle los riesgos.

F/A-18 Super Hornets , 55.1 mdl

Todos los planos aéreos están hechos dentro de un jet y eso se nota a la hora de dar verosimilitud a las numerosas escenas aéreas de Top Gun: Maverick. Por cierto la marina aunque presto sus instalaciones y dio todas las facilidades no quiso que Cruise piloteara ninguno de los F/A-18 Super Hornets que sustituyen a los míticos F-14 Tomcat del film original. ¡Imagínense perder una joya de 55.1 millones de dólares!. Sin embargo Cruise no se queda con las ganas y vuela su propio avión un P-51 que aparece en un par de escenas (Una disculpita por el spoiler).

En cuanto a dirección Tony Scott convirtió en un icono la primera película que se digería rápido, duraba solo 1h 40m. Joseph Kosinski crea una película de 2h, 17m que desde mi punto de vista me pareció larga y por momentos aburrida y tienes que ser un fan de la película solo para no darte cuenta de esto. Un dato curioso es que Kosinski hace referencia a Star Wars en una de las escenas más emblemáticas del cine contemporáneo el ataque a la Estrella de la Muerte y convierte a los aviones en una extensión de los personajes, transmitiendo a los espectadores las sensaciones de estrés y miedo que sufren en combate.

En la peli también aparecen otras estrellas que creímos muertas (cinematográficamente hablando) como Val Kilmer, antagonista de Maverick en Top Gun. Sus problemas de voz derivados del cáncer de garganta que padece el actor se resuelven de manera emotiva y muy inteligente en el film.

La lady de Maverick es la actriz de Jennifer Connelly -de 51 años aunque parece de menos-, en ausencia de Charlie (Kelly McGillis). Ed Harris, en el papel de un duro almirante de la armada, Milles Tiller, Monica Barbaro, Glen Powell y John Hamm complementan el cast.

Los actores que forman parte del equipo de vuelo fueron sometidos a un duro trabajo físico, ya que al negarse Cruise a utilizar a los dobles de acción o stunts, tuvieron que soportar condiciones de rodaje extremas dentro de los aviones. Todos ellos con un excelente físico que lucen en la icónica escena de voleibol haciendo referencia a su predecesora.

La banda sonora de Maverick cuenta con el talento de Hans Zimmer, y con el compositor de Top Gun, Harold Faltermeyer y Lady Gaga por su parte pone voz al tema principal, Hold my Hand que en mi opinión no aporta mucho. También y aunque se escuchan en algunas escenas canciones de los ochentas como Let´s Dance del genio David Bowie (RIP) hizo falta más música oldies para cerrar la nostalgia ochentera.

A pesar de dos años de retraso de su estreno por la pandemia, Top Gun: Maverick cumple muy bien, es una película que agranda la ya legendaria figura de Tom Cruise, donde hace gala de todos los talentos que le han llevado a ser una súper estrella y consigue mantener al espectador pegado a su butaca pues tiene las mejores secuencias de combate aéreo jamás filmadas.

Si no has visto Top Gun tienes que verla (Netflix) antes de ir a ver Top Gun: Maverick así te será más familiar esta segunda entrega, y si eres de los que la vio en su momento, no estaría demás recordar esos buenos tiempos para agarrarle amor a esta nueva y hacer tus propias comparaciones.