domingo, noviembre 28Noticias que importan
Shadow

Reunificar a la región el objetivo de la cumbre EE.UU, Canadá y México

La amistad entre Joe Biden, Justin Trudeau y Andrés Manuel López Obrador se pondrá a prueba mientras trabajan para resolver problemas escabrosos en la primera cumbre a realizarse el día de hoy.

Por Adriana Guzmán Editora en jefe en Brand PR Digital

El presidente Joe Biden se ha esforzado por diferenciarse en el escenario mundial de su predecesor, Donald Trump. Con México y Canadá, eso ha significado muchas conversaciones sobre diplomacia, diálogo y amistad después de años de ataques y amenazas de Trump contra los dos vecinos de Estados Unidos.

Pero el cambio de enfoque de Biden, menos agresivo, más conciliador, no lo ha convertido automáticamente en amigo AMLO, quien tenía una alianza con Trump. Tampoco su química personal con el primer ministro canadiense Justin Trudeau, quien a menudo se enfrentaba con Trump, aunque significó una relación fluida entre Estados Unidos y Canadá.

Hoy, Biden se reunirá en persona con López Obrador y Trudeau por primera vez desde que asumió el cargo. Para Biden, la cumbre trilateral, la primera desde 2016, será un ejercicio para recuperar la confianza y avanzar en algunos de los problemas más escabrosos entre los países, incluidos los desafíos migratorios, los factores irritantes del comercio, el camino para la recuperación económica regional de la pandemia y el tema energético.

Si bien no hay expectativas de que los tres líderes emerjan de la cumbre como mejores amigos con todos sus problemas resueltos, los funcionarios gubernamentales, ex diplomáticos y expertos regionales en los tres países son optimistas de que pueden generar buena voluntad y hacer un compromiso más fuerte para trabajar juntos.

La victoria electoral de Biden trajo una sensación de alivio en Canadá, ya que marcó el final de un tramo errático en la relación bajo Trump. Aunque los tres países finalmente acordaron el Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá, un acuerdo de libre comercio renovado que se está implementando actualmente, las provocaciones del ex presidente incluyeron amenazar con romper el TLCAN, imponer aranceles al acero y aluminio canadienses y lanzar insultos personales muy públicos a Trudeau.

En cuanto a Canadá, la agenda de Biden en América primero ha estado alimentando los temores en las empresas canadienses sobre las perspectivas comerciales en los EE. UU., Que es, con mucho, el principal socio comercial del país. Por ejemplo, a los líderes empresariales canadienses les preocupa que el enfoque de Biden congele a las empresas las oportunidades de adquisiciones estadounidenses y que su propuesta de crédito fiscal para vehículos eléctricos dañe el sector automotriz de Canadá.

“Es contraproducente para los estadounidenses introducir más barreras y límites al comercio entre nuestros dos países”, dijo Trudeau en francés en una conferencia de prensa el lunes pasado cuando se le preguntó sobre los riesgos para Canadá del proteccionismo estadounidense. “Es un tema que ya he subrayado muy a menudo con el presidente Biden y sin duda será parte de importantes conversaciones que tendremos más adelante esta semana”.

¿QUÉ ESPERAR PARA MÉXICO?

Mientras tanto López Obrador enfrenta sus propios desafíos al reunirse con Biden cara a cara. La reunión presenta una oportunidad para que los mandatarios disipen algo de desconfianza, incluso aunque no haya química entre ellos.

Pero es poco probable que los dos líderes puedan replicar la amistad de López Obrador con Trump. Ambos líderes construyeron una relación basada en su respeto por las tendencias nacionalistas y autoritarias del otro y en su capacidad para mantenerse al margen en asuntos internos, a pesar de los insultos regulares de Trump a los mexicanos y las promesas de construir un muro fronterizo para mantener alejados a los migrantes. , criminales, drogas y el coronavirus. López Obrador incluso llegó a llamar amigo a Trump y los dos hombres se conocieron en la Casa Blanca el año pasado.

En el primer año de Biden en el cargo, López Obrador, un presidente visto por el mundo como de izquierda conocido por sus tendencias nacionalistas y populistas, rara vez ha rehuido criticar a Estados Unidos por lo que considera enfoques intervencionistas o una intromisión estadounidense en los asuntos de otros países. También se ha movido agresivamente para frenar las inversiones privadas en el sector energético de México, un importante punto de conflicto con Estados Unidos por una variedad de razones comerciales y ambientales. En un comunicado previo a la cumbre, López Obrador afirmó que se negaría a discutir sus controvertidas reformas eléctricas durante la visita a Washington.

Hasta ahora, la administración Biden no ha compartido detalles sobre los resultados tangibles que espera obtener de la cumbre. En el programa semanal del presidente, la Casa Blanca dijo que los tres líderes “reafirmarán sus fuertes lazos e integración al mismo tiempo que trazarán un nuevo camino para la colaboración para poner fin a la pandemia de COVID-19 y promover la seguridad sanitaria; competitividad y crecimiento equitativo, para incluir el cambio climático; y una visión regional de la migración”.

Entre los principales problemas que Estados Unidos debe abordar con México está su deteriorada relación de seguridad, así como la continua necesidad de cooperación en materia de migración. Estados Unidos ha dependido durante mucho tiempo de la ayuda de México para frenar el número de migrantes que viajan a la frontera sur de Estados Unidos. Desde el inicio de la pandemia, Estados Unidos ha expulsado a cientos de miles de migrantes a México sin permitirles solicitar asilo mediante una orden de salud pública conocida como Título 42.

Ambos países continúan en discusiones sobre el relanzamiento de la política Permanecer en México, que obligó a los migrantes a esperar en México a que se escucharan sus casos de asilo, luego de que un juez federal ordenara en agosto que Biden restableciera la regla de la era Trump, que los críticos dicen que es ilegal. inhumano y pone a los migrantes en mayor peligro. Sin embargo, la administración Biden anunció recientemente otro intento de poner fin a la política.

Mientras tanto, funcionarios estadounidenses y mexicanos también han estado en discusiones sobre cómo abordar las condiciones que obligan a los migrantes a huir de sus países de origen, aunque ha habido cierto desacuerdo sobre la mejor manera de proceder. AMLO, por ejemplo, ha presionado para que Estados Unidos amplíe su programa de Sembrando vida, que, según él, podría ayudar a detener la migración y ofrecer más visas temporales para trabajadores invitados, ninguna de las cuales Estados Unidos ha aceptado.

Biden, por su parte, sigue luchando por cumplir su promesa de campaña de crear un sistema de inmigración justo y humano. Y el Congreso sigue sin poder aprobar una reforma migratoria integral.

A principios de este año, el mismo día de una reunión virtual con la vicepresidenta Kamala Harris para hablar sobre temas migratorios, AMLO llamó a Estados Unidos por el “intervencionismo” y la “intromisión” en el país por el financiamiento de un grupo anticorrupción mexicano. Además también se ha distanciado públicamente de Estados Unidos en temas de política exterior. En septiembre, dio la bienvenida al líder venezolano Nicolás Maduro y al líder cubano Miguel Díaz-Canel a México para la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Estados Unidos no forma parte del bloque regional de la CELAC.

Y el 15 de septiembre día de nuestra independencia, que fue la semana de la cumbre, López Obrador, partidario del régimen cubano, pidió a Biden que “actúe con grandeza y ponga fin a los ataques políticos contra Cuba”. La administración Biden ha criticado abiertamente la represión del gobierno cubano en los meses transcurridos desde que los manifestantes en La Habana y en todo el país tomaron las calles en julio para exigir libertad.

Sin embargo en la agenda de Biden si esta el plantear el tema de Cuba en la reunión ya que tanto Canadá como México mantienen vínculos diplomáticos y económicos con el gobierno cubano.

En conclusión el hecho de que López Obrador finalmente se reúna con sus homólogos de Canadá y EE.UU. es visto ante el mundo como positivo pues después de reunirse con Maduro y Díaz-Canel y criticar a los Estados Unidos en la ONU, aún tiene la oportunidad de reunificarse en la región con los dos países que son primordiales para la economía mexicana. Y aun hay esperanza de que la cumbre conduzca a una agenda regional más sólida después de años de distanciarse entre sí.